listas

Cómo Lanzar Dardos con Precisión

En este artículo

Preparación Inicial

En primer lugar, asegúrate de tener un juego de 3 dardos en la mano opuesta a la que utilizarás para lanzar. Sujeta los dardos uno a uno. Dirígete a la zona de lanzamiento, donde encontrarás una línea que podrás pisar, pero nunca rebasar hacia la diana.

Posicionamiento de los Pies

Varía la posición de los pies para mayor comodidad. 

Coloca el pie que coincide con la mano de lanzar adelante; por ejemplo, si lanzas con la mano derecha, adelanta el pie derecho. El pie opuesto permanece atrás para mantener el equilibrio. Puedes optar por empezar colocando el pie delantero en el centro de la línea de tiro y la diana, a medida que vayas practicando desplazarte lateralmente. Este ajuste lateral puede facilitar la entrada para el siguiente dardo. Considera que al desplazarte horizontalmente, aumentas la distancia a la diana, exigiendo tiros más potentes o con mayor parábola desde la posición inicial.

Colocación del Cuerpo

Busca una estructura natural para la posición del cuerpo, torciendo el torso hacia el lado de lanzamiento. Logra una inclinación tanto vertical como horizontal que minimice el movimiento durante el lanzamiento, preservando el equilibrio.

A menudo, se inclina el cuerpo hacia adelante, concentrando el peso en la pierna delantera sin flexionar la rodilla, formando una «T» con la pierna de apoyo y los hombros. La recomendación clave es minimizar la inclinación para evitar sobrecargar la pierna de carga y prevenir molestias durante períodos extensos de juego, como entrenamientos, partidos o campeonatos prolongados, como nacionales.

Agarre del Dardo

La elección de cómo y dónde agarrar el dardo no tiene un punto exacto común; se presenta un amplio espectro de opciones. Algunos jugadores optan por 2 dedos, mientras que otros prefieren 3, 4 o 5. El agarre común involucra pulgar e índice, con el dedo corazón equilibrando el dardo y evitando movimientos durante el lanzamiento. Ocasionalmente, se añaden el dedo anular y meñique.

La ubicación precisa de los dedos al agarrar el dardo varía según el jugador, tamaño, peso, grosor y componentes del conjunto del dardo. Aquí, la experimentación juega un papel crucial. Considera que agarrar el dardo más adelante resultará en tiros más rectos, mientras que hacerlo más atrás producirá tiros con mayor parábola.

Al igual que con la posición del cuerpo, inicia con un agarre natural y perfecciona gradualmente tu técnica a lo largo del entrenamiento.

Movimiento del Brazo y la Mano: Configurando la Posición Ideal

En la fase crítica del lanzamiento, el brazo, la mano y su movimiento desempeñan un papel crucial. Aunque la posición perfecta para lanzar no tiene una fórmula exacta, observar a los mejores jugadores revela un patrón común. Colocar el antebrazo casi perpendicular al suelo, casi en paralelo a la diana, y alinear el dardo cerca de los ojos son elementos clave.

En este punto, identificar la posición óptima se convierte en el primer paso esencial. La referencia se establece para maximizar la precisión, requiriendo la identificación de tu ojo dominante. Para descubrir cuál es el ojo dominante, sigue estos simples pasos:

  1. Colócate en una postura relajada y fija la mirada en un objeto a tres metros de distancia.
  2. Extiende un brazo y señala el objeto seleccionado con el dedo índice.
  3. Con los ojos abiertos y apuntando al objeto, guiña un ojo y repite con el otro.

Este proceso proporcionará información valiosa sobre tu ojo dominante, crucial para mantener una puntería estable.

Impulso y Lanzamiento: La Catapulta del Éxito

El segundo paso implica flexionar el brazo hacia el cuerpo para obtener impulso, siendo parte integral del tercer paso. Aquí, se requiere impulsar el brazo hacia adelante, como una catapulta, en un acto que demanda entrenamiento constante para encontrar la fuerza exacta y el momento adecuado. Este movimiento se acompaña de un impulso adicional con la muñeca.

Es vital ejecutar estos pasos y movimientos sin alterar la posición del cuerpo, garantizando así un tiro preciso. Facilita la repetición del movimiento completo con el siguiente dardo en caso de éxito y permite ajustes rápidos en caso de fallo. Analizar los errores en este último punto se vuelve esencial para identificar y corregir las áreas de mejora en tu técnica.

LA ACADEMIA

.

.

CONTACTA

Siente la diferencia

© 2020 2011Darts. Todos los derechos reservados

Política de cookies | Términos y condiciones de uso | Política de redes sociales